Cobbler de cereza
8 PORCIONES Es pariente del crumble. Ambos ingleses, a diferencia de aquel, este lleva, en lugar de grumos de masa, una especie de masa de scon o shortcake, muy mantecosa, crocante por fuera y húmeda por dentro. Se puede hacer con cualquier tipo de fruta y es un excelente final para cualquier menú, incluso para […]

8 PORCIONES

Es pariente del crumble. Ambos ingleses, a diferencia de aquel, este lleva, en lugar de grumos de masa, una especie de masa de scon o shortcake, muy mantecosa, crocante por fuera y húmeda por dentro. Se puede hacer con cualquier tipo de fruta y es un excelente final para cualquier menú, incluso para aquellas personas que quieren sorprender con un postre casero y no tienen mucha habilidad en la pastelería.

Para la masa
250 g de harina
1 cdita. de polvo de hornear
1 cdita. de sal
80 g de azúcar
Ralladura de 1 limón
115 g de manteca
345 ml de crema de leche
(40 % de materia grasa)

Para el relleno
800 g de cerezas
½ taza de azúcar
¼ taza de jugo de limón
1 cda. de almidón de maíz
½ cdita. de canela
1 cdita. de vainilla
¼ cdita. de extracto de almendras
¼ cdita. de sal

Para pintar
3 cdas. de crema de leche
3 cdas. de azúcar impalpable

Para acompañar
Crema chantillí o helado de crema
Fuente acanalada apta para horno de 25 x 35 cm

Masa
Tamizar la harina con el polvo de hornear, agregar la sal, el azúcar, la ralladura y la manteca fría en cubos. Desgranar con la punta de los dedos o procesadora hasta obtener un arenado.
Agregar la crema, unir para formar una masa tierna y dejar reposar envuelta con papel film en la heladera durante 3 horas.

Relleno
Descarozar las cerezas y mezclarlas en un bol con los demás ingredientes.

Armado
Estirar la masa sobre la mesada apenas enharinada hasta obtener 7 mm de espesor y cortar discos de 2 cm de diámetro.
Volcar el relleno en la fuente, enmantecada y enharinada, y cubrir con los discos de masa puestos uno al lado del otro, sin superponerlos, no importa que queden huecos sin cubrir, es la idea. Pintar con crema y espolvorear con azúcar impalpable.
Cocinar en horno precalentado a 180°C durante 35 minutos, hasta que la masa esté dorada y las cerezas, burbujeantes.
Retirar, dejar reposar y disfrutar tibio con el helado, o a temperatura ambiente con crema chantillí.

Cuidado con la crema en la masa.
La cantidad indicada refiere a una crema con un contenido graso alto.

Si la crema que van a utilizar es demasiado líquida, conviene poner menos cantidad e ir regulando a medida que la masa pide.

Este postre es también delicioso reemplazando las cerezas por damascos o ciruelas o, en versión otoñal, por una compota de membrillos y peras.

Queda muy bien con helado de crema y salsa de yogur natural y chocolate blanco.

Leé también

Semifreddo de chocolate blanco

Semifreddo de chocolate blanco

10 PORCIONES Un dulce festivo que se puede tener preparado con mucha anticipación. Hay que animarse a los postres helados caseros, que son una opción práctica e imperecedera para tener en el freezer siempre listos. Además, nos resuelven tanto antojos de la alta noche...

Podría Interesarte

Pavlova de coco, mango y maracuyá

Pavlova de coco, mango y maracuyá

10 PORCIONES Se trata de un postre australiano o neozelandés, ambos países se disputan su paternidad. Su nombre proviene de la musa que lo inspiró: la bailarina rusa Anna Pavlova, quien se encontraba de gira por esos países durante la década del veinte. Este postre...

Semifreddo de chocolate blanco

Semifreddo de chocolate blanco

10 PORCIONES Un dulce festivo que se puede tener preparado con mucha anticipación. Hay que animarse a los postres helados caseros, que son una opción práctica e imperecedera para tener en el freezer siempre listos. Además, nos resuelven tanto antojos de la alta noche...