NICOLA CAOUGHLAN de mesera a estrella

May 26, 2024INTERNACIONAL

Nicola Coughlan tenía solo cuatro años cuando se enamoró de la actuación, inspirada en películas como «El mago de Oz». En ese momento, decidió que eso era lo que quería hacer en la vida. “Puedes viajar en el tiempo, puedes convertirte en lo que sea que desees”, dijo en una entrevista con CBS News. Sin […]

Nicola Coughlan tenía solo cuatro años cuando se enamoró de la actuación, inspirada en películas como «El mago de Oz». En ese momento, decidió que eso era lo que quería hacer en la vida. “Puedes viajar en el tiempo, puedes convertirte en lo que sea que desees”, dijo en una entrevista con CBS News. Sin embargo, no fue sino hasta sus treintas que finalmente transformó su deseo infantil en una profesión exitosa.

Nacida en un pequeño pueblo irlandés cerca de Galway, Coughlan está orgullosa de “haber vivido mucho, antes de ser Penélope Featherington”. Y ese largo camino incluye haber trabajado como camarera, vendedora de cosméticos y de yogurt helado, así como haber sido recepcionista en una óptica para cubrir sus necesidades básicas mientras iba una y otra vez a audiciones infructuosas. “Hubo muchos rechazos. Demasiados. Fue duro”, dijo a Belfast Telegraph

Coughlan, la actual estrella de la temporada 3 de «Bridgerton», siempre se tomó en serio convertirse en actriz. Tras completar su educación básica, se graduó en Inglés y Civilización Clásica en la Universidad Nacional de Irlanda. Luego decidió aplicar a la escuela de arte dramático en Londres y sacó un préstamo para costear las clases.

En diálogo con Radio Times recordó: “Con mi título de inglés podría haberme dedicado a la enseñanza, pero en el fondo de mi corazón sabía que no podía hacerlo. Mi pasión por la actuación era demasiado fuerte. Estoy segura de que hubo momentos en los que mis padres pensaron: ‘¿Por qué sigue intentando hacer esto?’”.

Coughlan explicó que estaba al borde de la quiebra en Londres. “Estaba endeudada. Tenía que trabajar todas las horas del día para poder vivir allí, pero eso significaba que no tenía tiempo para hacer audiciones”.

Una foto en su cuenta de Instagram retrata esta etapa de desafío personal. En la imagen, Coughlan observa a la cámara y su mirada tiene un tinte de tristeza. “Es una fotografía mía de hace seis años, cuando era camarera”, describió en el post del 2022. “Recuerdo que me la tomé y bromeaba de lo mal que lucía mi cabello porque no había podido costearme el ir a la peluquería en meses. Durante ese tiempo estaba tan desesperada por actuar, y dudaba si alguna vez lograría hacerlo. Estaba realmente rota y desconsolada”, escribió. “Lo comparto porque estoy muy agradecida de todas las cosas que he tenido la fortuna de hacer luego de esta foto”.